Todo lo que debes saber sobre la dieta alcalina

todo-lo-que-debes-saber-sobre-la-dieta-alcalina

Un factor a tener en cuenta entre los pacientes con cáncer, es que deberían ser informados de que la alimentación es su primera y mejor defensa cuando comienzan el camino de curación del cáncer.

En su lugar, la información alimentaria que se les da a los pacientes es tardía, y usualmente incluye alimentos y técnicas de preparación de comidas que son promotoras conocidas del avance del cáncer.
Deberían de proveerse de información sobre cómo cambiar a una dieta alcalina, compuesta principalmente por vegetales, con una pequeña cantidad de frutas, granos y proteína.

Esta dieta es similar a la dieta cetogénica, pero con mayor reducción en el consumo total de proteína así como de granos, grasas procesadas y azúcar, para ayudar a controlar la inflamación en el cuerpo.

El estilo de vida de las sociedades actuales, más concretamente en los países occidentales, no se presta a una dieta anti-cancerígena y alcalina. Los productos que venden en las tiendas y supermercados, comidas de microondas y comida rápida dominan el menú diario de miles de personas cada día. Ni que decir tiene que estos alimentos no son óptimos para los pacientes con cáncer, de hecho podríamos decir que son bastante perjudiciales para todos ellos.

De hecho lo que los pacientes de cáncer deben hacer es regresar a comer de la forma en la que se hacía antes: comida fresca, de temporada, preparada de manera simple y de manera natural.
Ejemplo de ello es la dieta alcalina, que está compuesta principalmente de vegetales de hojas verdes, hierbas y especias, vegetales de raíz, cebollas, ajos, puerros y cebollines, brócoli, coliflor y calabazas, frijoles, lentejas, chícharos, nueces y semillas, combinadas con una pequeña cantidad (una taza o dos por día) de granos libres de gluten como el arroz.
Una porción de pescado limpio, aves de corral o res alimentada con pasto, varias veces por semana, pueden ser también parte de una dieta alcalina.

Otro aspecto a tener en cuenta es que debe eliminar el azúcar de su dieta, porque el metabolismo del azúcar crea ácido, el cual también apoya al avance del cáncer.

Los granos con gluten causan inflamación. La inflamación promueve el avance del cáncer. Esto significa evitar granos altos en gluten como el trigo o centeno, incluyendo a los granos enteros.

En referencia a las bebidas también tiene que tener en cuenta que debe eliminar el consumo de alcohol. También es bueno que elimine el consumo de zumo de fruta en botella ya que tienen concentraciones altas de azúcar y muchas forman bastante ácido.
Reduzca el consumo de café a una taza diaria o menos y aumente el consumo de agua limpia, té verde, tés de salvia y jengibre.

La dieta cetogénica y el cáncer

Para quien no la conozca aún, la dieta cetogénica es aquella que consiste en eliminar toda clase de carbohidratos, excepto aquellos que provienen de vegetales sin almidón y remplazarlos por grasas saludables y proteínas de gran calidad.
Una dieta así, puede ser una esperanza para combatir el cáncer, tanto para la prevención como para los que ya están en tratamiento.
Está indicada para personas con esta enfermedad ya que las células cancerosas necesitan de glucosa para sobrevivir y los carbohidratos que consumimos se convierten en glucosa dentro de su cuerpo; por ello disminuir los niveles de glucosa en sangre por medio de la restricción de carbohidratos y proteínas, mata de hambre a las células de cáncer.

Ya en 1932, el Premio Nobel Otto Warburg habló de esto, cuando descubrió que las células cancerosas tienen un metabolismo de energía completamente diferente al de las células sanas y que los tumores malignos tienden a alimentarse de azúcar.

Algunos de los factores más importantes en los programas de recuperación del cáncer son controlar los niveles de leptina e insulina en la sangre, hacer ejercicio y el controlar el estrés.
Estos factores también son cruciales para prevenir el cáncer, por lo que es también aconsejada para personas que no tengan cáncer, obteniendo beneficios como optimizar su peso y todas las enfermedades degenerativas crónicas.
Como hemos mencionado, se reemplazan los carbohidratos con cantidades moderadas de proteína y altas cantidades de grasas, recurriendo a alimentos como el aguacate, aceite de coco, aceite de oliva y las nueces de macadamia. Es una dieta que le ayudará a optimizar su peso y su salud en general, ya que comer de esta manera le hará quemar grasas en vez de carbohidratos.

la-dieta-cetogenica-y-el-cancer

La dieta cetogénica es utilizada para controlar las convulsiones en niños desde hace ya bastante tiempo. Cuando el Dr. Seyfried y su equipo trabajaron en el cáncer cerebral y la epilepsia en ratones, a uno de sus estudiantes se le ocurrió investigar si la dieta cetogénica también podría ser efectiva contra los tumores. Y así lo hicieron, a finales de la década de los años 90, comenzaron su trabajo relacionando la dieta cetogénica, la epilepsia y el cáncer, lo que les llevó a entender mejor cómo el cambiar todo el estado metabólico puede ser efectivo para detectar y radicar las células tumorales.

Curiosamente, la medicina clínica ha reconocido la dieta cetogénica como una valiosa opción en el tratamiento de la epilepsia desde finales de la década de los 90, pero no como una medida contra el cáncer a pesar de que según el Dr. Seyfried, el mecanismo por el que trabaja la dieta cetogénica en el control de las convulsiones no es tan claro como el mecanismo por el que controla el cáncer.

El tema es bastante irónico, ya que esta teoría es muy poco conocida y aún menos aplicada, dentro de los círculos de oncólogos, a pesar de que se usa, por ejemplo como primera línea de tratamiento contra la epilepsia, a pesar de que en el caso del cáncer, está comprobado que es la reducción de la glucosa la que mata las células cancerosas.

El trabajo del Dr. Seyfried también apunta que el azúcar es el combustible principal del cáncer, por ello lo ideal es restringir el consumo de azúcar cambiándolo por un combustible alternativo, es decir las grasas, consiguiendo así que se reduzca considerablemente la tasa de crecimiento del cáncer.

En definitiva el método ideal a seguir es llevar un tipo de alimentación baja en carbohidratos, moderada en proteínas y rica en grasas, lo que disminuirá de forma efectiva el azúcar en sangre. Este tipo de alimentación, también hará aumentar sus cuerpos cetónicos, ya que la grasa se metaboliza en cetonas que su cuerpo puede quemar cuando existe ausencia de alimentos. Cuando se combina con la restricción calórica el resultado final pondrá su cuerpo en un estado metabólico que es desapacible para las células cancerosas.
Por ello, la dieta cetogénica representa una forma apropiada y no tóxica de combatir y marginar a las células tumorales.

Programa ONCO+

programa-onco-plus

PROGRAMA MÉDICO COMPLEMENTARIO
AL TRATAMIENTO ONCOLÓGICO

El Centro Médico Preventia propone “algo más” y anima a que pensemos que siempre SE PUEDE HACER MÁS.

Las investigaciones más recientes en torno al cáncer han demostrado que la dieta cetogénica combinada con la terapia de oxigenación hiperbárica contribuye al éxito del tratamiento oncológico y optimizan su eficacia.

El Centro Médico Preventia propone un programa médico complementario de 6 semanas destinado a organizar la alimentación del paciente al objeto de lograr el estado metabólico deseado, junto con la aplicación de varias sesiones semanales de cámara hiperbárica. Este programa complementario, sin efectos secundarios, no tóxico y sin contraindicaciones incrementa la eficacia del tratamiento médico convencional.

El programa ONCO+ se fundamenta en tres acciones:

  • Disminuir los recursos energéticos de las células cancerígenas.
  • Producir daños en la estructura de las células cancerígenas.
  • Reducir la vascularización tumoral.

Durante el programa el paciente y sus familiares recibirán formación y talleres, tratando cada caso desde el punto de vista psicológico y físico.

más información www.preventiahbo.com