Secretos para ayudar a minimizar la inflamación crónica.

4444444

La inflamación crónica puede tardar semanas o meses en aparecer y puede ocurrir en cualquier parte del cuerpo, no siempre se sabe por qué continúa la inflamación.

La inflamación crónica puede ser el resultado del mal funcionamiento del sistema inmunológico, que
reacciona de forma desmedida o debido a un problema subyacente que el cuerpo intenta ahuyentar, puede ser causada por infecciones que no desaparecen, por reacciones inmunitarias anormales a los tejidos normales o por estados como la obesidad.

Los signos externos de la inflamación dependerán del lugar donde se encuentre.
Aguda. La inflamación aguda, también conocida como la inflamación a corto plazo, hace referencia a la inflamación y al enrojecimiento de la piel.

Crónica. La inflamación crónica es la inflamación persistente más allá de la exposición inicial al irritante, lo que provoca un daño en el tejido y causa complicaciones.

De tejidos. La inflamación de tejidos es la respuesta del cuerpo al daño que incluye una lesión directa física, células infectadas o de otros patógenos.

De las articulaciones. Cuando las articulaciones se inflaman, pueden ser difíciles de mover y pueden provocar dolor. El dolor puede ir acompañado de la imposibilidad de movimiento.

Muscular. La inflamación muscular es una condición caracterizada por la hinchazón, rigidez y dolor o debilidad muscular.

♦ Artritis. La artritis es una inflamación de las articulaciones que puede estar causada por una amplia variedad de factores.

El primer paso para minimizar la inflamación crónica es, comer saludablemente. Algunos alimentos son bien conocidos por sus propiedades antiinflamatorias y si se asegura de consumir una amplia variedad de ellos de forma regular, puede dar un gran paso hacia la prevención de las enfermedades crónicas.

Alimentos Antiinflamatorios:
Grasas omega-3 de origen animal. Los vegetales de hojas verdes como la col rizada, espinaca, col y acelga contienen poderosos antioxidantes, flavonoides, carotenoides y vitamina C – todos los cuales ayudan a proteger contra el daño celular.
1

Arándanos. Las moras azules tienen un alto índice de capacidad antioxidante en comparación con otras frutas y vegetales. También son más bajas en azúcares que muchas otras frutas.
7

. El té matcha es el té verde con más nutrientes y viene en forma de polvo sin fermentar molido a piedra. El mejor matcha proviene de Japón y tiene hasta 17 veces la cantidad de antioxidantes de los arándanos silvestres, y siete veces la del chocolate amargo.
8

Alimentos fermentados y tradicionalmente cultivados. Los alimentos fermentados también pueden ayudar al cuerpo a eliminar las toxinas dañinas, como los metales pesados y pesticidas que promueven la inflamación. (Los alimentos fermentados, como el kéfir, natto, kimchi, miso, Tempeh, vegetales encurtidos, chucrut, aceitunas y otros vegetales fermentados, ayudan a “repoblar” el intestino con bacterias benéficas).
2

Hongos shiitake. Los hongos shiitake contienen poderosos compuestos con la capacidad natural de desalentar la respuesta inflamatoria, como la ergotioneina, que inhibe el estrés oxidativo. También contienen una variedad de nutrientes únicos que muchas personas no consumen lo suficiente.
5

Ajo. El ajo ejerce sus beneficios en muchos niveles y brinda propiedades antibacteriales, antivirales, fungicidas y antioxidantes. Se cree que gran parte del efecto terapéutico del ajo viene de
sus compuestos con contenido de azufre, como la alicina. Las investigaciones han revelado que conforme se digiere la alicina en el cuerpo produce ácido sulfénico, un compuesto que reacciona más rápidamente contra los peligrosos radicales libres que cualquier otro compuesto conocido.
3

Hierbas y especias. Añadir hierbas y especias de alta calidad de manera libre en sus alimentos es una forma simple de mejorar la calidad de su comida. Se encuentran entre los ingredientes antiinflamatorios más poderosos disponibles, onza por onza. Sin embargo, no es suficiente añadir especias a sus alimentos, si los productos procesados conforman la mayor parte de su dieta.
6

El segundo paso es, simplemente caminar más. Es altamente recomendable que intente dar un largo paseo a diario. Después, lo ideal sería incorporar una rutina de ejercicio más reglamentada y mientras que cualquier ejercicio es mejor a no hacer nada, los ejercicios de alta intensidad son los más poderosos.

El ejercicio físico regular nos ayuda a mejorar nuestro estado de ánimo, combatir la inflamación crónica y quemar azucares y grasas.

Beneficios de la actividad física:

♦ Mejora y mantiene la autonomía

♦ Ayuda a prevenir y controlar enfermedades

♦ Aumenta la vitalidad

♦ Ayuda a combatir el estrés

♦ Mejora la autoestima

♦ Mejora el estado de animo y disipa las preocupaciones

♦ Incrementa la resistencia a la fatiga

♦ Ayuda a perder peso o mantenerse en su peso ideal

♦ Mejora el sueño

Para prevenir el dolor es necesario hacer ejercicio, bajar de peso y comer saludablemente.