Descubre las grasas saludables

grasas saludables

¿Qué son las grasas?

 

En alimentación las grasas son un conjunto de macronutrientes que son necesarios para nuestro desarrollo.
Es importante entender que su cuerpo necesita grasas saturadas de origen animal y vegetal.

Las principales propiedades de las grasas saludables son:

  • • Ayudar a prevenir y evitar las enfermedades cardiovasculares.
  • • Depurar la sangre, reduciendo los niveles de colesterol y triglicéridos en la sangre.
  • • Ayudar a reducir y controlar la presión arterial.
  • • Disminuir el riesgo de sufrir infartos.
  • • Regular nuestro organismo evitando trastornos alimenticios como el sobrepeso o la obesidad.

Nuevas pruebas sugieren que la mayoría de las personas necesitan del 50% al 70% de su alimentación (calorías) en forma de grasas saludables.

Te ayudamos a descubrir dónde encontrar grasas saludables

Aceites vegetales: como el aceite de oliva virgen, aceite de coco, aceite de aguacate.

2

Frutos secos: frutos secos sin procesar, tales como almendras, nueces… o alimentos muy energéticos ricos en grasas, proteínas, así como en oligoelementos.

333

Pescados: El pescado azul, especialmente rico en ácidos grasos Omega-3.

1

Además, al igual que los carbohidratos las grasas tampoco son todas iguales. Se pueden distinguir tres tipos de grasas diferentes:

Saturadas: Son de origen animal como leche, huevos o carne y procedentes de aceites tropicales.

Insaturadas: se distinguen dos tipos:

  • Monosaturadas: Se encuentran en vegetales, aceite de oliva… Este tipo de grasa entre otras cosas ayuda a la regulación del colesterol.
  • Poliinsaturadas: como el omega 3 ( principalmente en el pescado azul) o el omega 6 (aceite de girasol, maiz…). Estas grasas deben de tener un consumo equilibrado entre ellas para una óptima salud.

Trans: Son grasas hidrogenadas que se encuentran en comidas rápidas, algunos alimentos procesados y fritos. Se debe evitar su consumo.

Algunas fuentes de grasas saludables son las aceitunas y el aceite de oliva, frutos secos crudos como almendras o nueces, aceite de coco, aguacates, carne orgánica y pescado rico en omega 3.

Desde Clínica Preventia queremos recordar que las grasas saludables son fundamentales para el correcto funcionamiento de nuestro organismo, mejorando el sistema inmunológico, cardiovascular, óseo…

Alimentación correcta e Hidratación: Base de tu Salud

alimentacion-correcta-hidratacion

Aprovechando que el día 27 de mayo fue el Día Nacional de la Nutrición, me gustaría dedicar unas líneas a la importancia de una correcta alimentación e hidratación (ya que es el lema de este año).

El ritmo de vida que llevamos es cada día más acelerado, tenemos menos tiempo para cuidarnos y cuidar a los que nos rodean y empleamos muchas horas realizando actividades que implican poco movimiento o ejercicio (como por ejemplo las horas que pasamos sentados frente al ordenador, la tele, etc.). Esto unido a la cantidad de veces que comemos en poco tiempo o que lo hacemos de forma inadecuada, nos lleva a un desorden nutricional que repercute en todos los aspectos, desde el físico hasta el emocional. Sabemos que debemos realizar varias comidas al día (al menos el desayuno, la comida y la cena), pero muchas veces nos dejamos llevar por los falsos mitos, información divulgativa, falta de tiempo o consejos de personas no expertas que nos llevan a la confusión: ni todo es bueno ni todo es malo. La alimentación adecuada es aquella que se ajusta a las necesidades de cada persona de manera específica, con un plan concreto y equilibrado y que requiere de un apoyo o seguimiento constante por parte de un profesional, el nutricionista. Este plan de alimentación debe ir acompañado de una correcta hidratación y de la práctica de ejercicio físico, sin los cuáles por mucho que comiéramos correctamente, nuestro organismo no “estaría del todo contento” por decirlo de alguna manera.
La hidratación lleva desde hace años siendo un tema de relevante importancia en el campo de la nutrición, y por consiguiente, en la salud. La pirámide nutricional publicada desde hace años por expertos en la materia recomienda beber 8 vasos de agua al día, unos dos litros, para la población en general. Es bien sabido que el agua forma parte de nuestro organismo, y por tanto del peso corporal, pero también ejerce otras funciones como por ejemplo el papel que tiene sobre la piel, etc. Además, las pérdidas que se producen por sudoración o a través de la orina, llevan a la necesidad de que la población siga las recomendaciones de beber dos litros de agua al día para estar bien hidratado, sin olvidar que los alimentos también nos aportan agua, como por ejemplo las frutas y las verduras. Por lo tanto la combinación de una dieta personalizada, el ejercicio físico y una buena hidratación son las claves para favorecer un buen estado de salud. Ya que comienza el verano disfrutemos de un buen gazpacho, del salmorejo, de las ensaladas de legumbres o la mezcla de lechugas, de un buen pescado o de los zumos de frutas…siempre acompañados de un buen vaso de agua!
Desde la Clínica Preventia queremos desearos una Feliz Nutrición!

Todo lo que debes saber sobre la dieta alcalina

todo-lo-que-debes-saber-sobre-la-dieta-alcalina

Un factor a tener en cuenta entre los pacientes con cáncer, es que deberían ser informados de que la alimentación es su primera y mejor defensa cuando comienzan el camino de curación del cáncer.

En su lugar, la información alimentaria que se les da a los pacientes es tardía, y usualmente incluye alimentos y técnicas de preparación de comidas que son promotoras conocidas del avance del cáncer.
Deberían de proveerse de información sobre cómo cambiar a una dieta alcalina, compuesta principalmente por vegetales, con una pequeña cantidad de frutas, granos y proteína.

Esta dieta es similar a la dieta cetogénica, pero con mayor reducción en el consumo total de proteína así como de granos, grasas procesadas y azúcar, para ayudar a controlar la inflamación en el cuerpo.

El estilo de vida de las sociedades actuales, más concretamente en los países occidentales, no se presta a una dieta anti-cancerígena y alcalina. Los productos que venden en las tiendas y supermercados, comidas de microondas y comida rápida dominan el menú diario de miles de personas cada día. Ni que decir tiene que estos alimentos no son óptimos para los pacientes con cáncer, de hecho podríamos decir que son bastante perjudiciales para todos ellos.

De hecho lo que los pacientes de cáncer deben hacer es regresar a comer de la forma en la que se hacía antes: comida fresca, de temporada, preparada de manera simple y de manera natural.
Ejemplo de ello es la dieta alcalina, que está compuesta principalmente de vegetales de hojas verdes, hierbas y especias, vegetales de raíz, cebollas, ajos, puerros y cebollines, brócoli, coliflor y calabazas, frijoles, lentejas, chícharos, nueces y semillas, combinadas con una pequeña cantidad (una taza o dos por día) de granos libres de gluten como el arroz.
Una porción de pescado limpio, aves de corral o res alimentada con pasto, varias veces por semana, pueden ser también parte de una dieta alcalina.

Otro aspecto a tener en cuenta es que debe eliminar el azúcar de su dieta, porque el metabolismo del azúcar crea ácido, el cual también apoya al avance del cáncer.

Los granos con gluten causan inflamación. La inflamación promueve el avance del cáncer. Esto significa evitar granos altos en gluten como el trigo o centeno, incluyendo a los granos enteros.

En referencia a las bebidas también tiene que tener en cuenta que debe eliminar el consumo de alcohol. También es bueno que elimine el consumo de zumo de fruta en botella ya que tienen concentraciones altas de azúcar y muchas forman bastante ácido.
Reduzca el consumo de café a una taza diaria o menos y aumente el consumo de agua limpia, té verde, tés de salvia y jengibre.

¿El mejor medicamento? La alimentación

el-mejor-medicamento-la-alimentacion

MICROINMUNONUTRICIÓN:
¿POR QUÉ ES TAN IMPORTANTE LA FLORA INTESTINAL?

La biota intestinal, más conocida como flora intestinal, es el conjunto de bacterias que habitan nuestro intestino. La mayoría de estos microorganismos no son dañinos, sino que muchos de ellos son beneficiosos y necesarios para gozar de salud, suponiendo así una simbiosis entre “los habitantes” -las bacterias- y “el anfitrión” -la persona.

El problema viene cuando tenemos carencia de esas bacterias beneficiosas: nos encontramos mal, con diversas dolencias, pero no reparamos en que el inicio puede ser nuestro intestino. Así lo afirma el National Institute of Health, advirtiendo que una reducción en el número de bacterias beneficiosas puede acarrear trastornos muy diversos como obesidad, alergias, diabetes o asma; además de problemas digestivos. Y es que muchos de nosotros tenemos carencia de estos microorganismos positivos que habitan en nuestro intestino y no somos conscientes del problema que esto supone.

En el ecosistema microbiótico encontramos bacterias nativas, que están ahí desde el primer año de vida; y otras llamadas “de tránsito”, que las adquirimos diariamente con los alimentos. Aquí, en la alimentación, parece ser donde está la clave, ya que una alimentación consciente, controlada y supervisada nos ayuda a adquirir esas bacterias que nos faltan y devolver el equilibrio a la flora intestinal y, por lo tanto, solucionar esos trastornos motivados por deficiencias microbióticas.

En la unidad de Microinmunonutrición del Centro Médico Preventia podemos ayudarte a mejorar tu salud desde lo más básico y esencial: la alimentación. Así, centrándonos en las carencias nutricionales de nuestro organismo a nivel celular, podemos advertir qué nutrientes son los que cada cual necesita para llevar a cabo un normal proceso metabólico, de digestión y de defensa – las tres funciones de la flora intestinal: trófica, metabólica y de protección [1]-, y proponerte una dieta y suplementos vitamínicos específicos para devolver el equilibrio a tu flora intestinal, a tu cuerpo y a tu vida.

Porque, si somos lo que comemos, debemos prestar a la alimentación la atención que merece, y en Preventia podemos ayudarte a hacerlo. Si quieres más información sobre nuestro equipo médico de Microinmunonutrición visita este apartado de la web o escríbenos.

[1] “Papel de la flora intestinal en la salud y en la enfermedad”, F. Guarner, Unidad de Investigación de Aparato Digestivo. Hospital Universitari Vall d’Hebron, Nutr Hosp. 2007;22(Supl. 2):14-9