Alimentación correcta e Hidratación: Base de tu Salud

alimentacion-correcta-hidratacion

Aprovechando que el día 27 de mayo fue el Día Nacional de la Nutrición, me gustaría dedicar unas líneas a la importancia de una correcta alimentación e hidratación (ya que es el lema de este año).

El ritmo de vida que llevamos es cada día más acelerado, tenemos menos tiempo para cuidarnos y cuidar a los que nos rodean y empleamos muchas horas realizando actividades que implican poco movimiento o ejercicio (como por ejemplo las horas que pasamos sentados frente al ordenador, la tele, etc.). Esto unido a la cantidad de veces que comemos en poco tiempo o que lo hacemos de forma inadecuada, nos lleva a un desorden nutricional que repercute en todos los aspectos, desde el físico hasta el emocional. Sabemos que debemos realizar varias comidas al día (al menos el desayuno, la comida y la cena), pero muchas veces nos dejamos llevar por los falsos mitos, información divulgativa, falta de tiempo o consejos de personas no expertas que nos llevan a la confusión: ni todo es bueno ni todo es malo. La alimentación adecuada es aquella que se ajusta a las necesidades de cada persona de manera específica, con un plan concreto y equilibrado y que requiere de un apoyo o seguimiento constante por parte de un profesional, el nutricionista. Este plan de alimentación debe ir acompañado de una correcta hidratación y de la práctica de ejercicio físico, sin los cuáles por mucho que comiéramos correctamente, nuestro organismo no “estaría del todo contento” por decirlo de alguna manera.
La hidratación lleva desde hace años siendo un tema de relevante importancia en el campo de la nutrición, y por consiguiente, en la salud. La pirámide nutricional publicada desde hace años por expertos en la materia recomienda beber 8 vasos de agua al día, unos dos litros, para la población en general. Es bien sabido que el agua forma parte de nuestro organismo, y por tanto del peso corporal, pero también ejerce otras funciones como por ejemplo el papel que tiene sobre la piel, etc. Además, las pérdidas que se producen por sudoración o a través de la orina, llevan a la necesidad de que la población siga las recomendaciones de beber dos litros de agua al día para estar bien hidratado, sin olvidar que los alimentos también nos aportan agua, como por ejemplo las frutas y las verduras. Por lo tanto la combinación de una dieta personalizada, el ejercicio físico y una buena hidratación son las claves para favorecer un buen estado de salud. Ya que comienza el verano disfrutemos de un buen gazpacho, del salmorejo, de las ensaladas de legumbres o la mezcla de lechugas, de un buen pescado o de los zumos de frutas…siempre acompañados de un buen vaso de agua!
Desde la Clínica Preventia queremos desearos una Feliz Nutrición!